Mañalich Recargado

El otrora ministro de Salud del gobierno de “excelencia” de Sebastián Piñera sigue dando que hablar acerca de su gestión, es sabido que siendo muy amigo del ex-presidente, resistió todos los embates y acusaciones en su contra y finalmente termino el periodo gracias a su amigo-presidente, el cual hizo caso omiso a todas las imputaciones y lo mantuvo a como de lugar en el cargo.

A más de dos meses, de su entrega del cargo a la nueva Ministra Dra. Helia Molina Milman, ya han sido varias las acusaciones en su contra:
– Empezando por el costo de los hospitales concesionados (a su juicio la única forma de construir hospitales), los cuales los costos de construcción para las empresas concesionarias serían exactamente iguales a los costos pagados por el Gobierno,
– El ya famoso hospital fantasma de Puente Alto, el cual no contaba con los recursos para tener dicha categoría y solo contaba como consultorio,
– La licitación a última hora por una red interhospitalaria ganada por Entel a puertas cerradas, por más de 165 millones de dólares y que compromete la gestión de 1,5 gobiernos más.
– El decreto, con fanfarrias en una ceremonia, del fin de las colas AUGE, ocultando los casos de los pacientes a través de empresas, etc.

Ahora la guinda de su gestión serían los negocios que realizaba junto a sus amigos de la clínica Las Condes y Tabancura en mayor medida,
Un informe del Ministerio de Salud determinó que la compra de prestaciones a privados aumentó en los últimos años de manera significativa, desregulada y sin lógica sanitaria ni económica, ya que el costo promedio de un día cama para pacientes críticos es de 380 mil pesos en el servicio público. En la Clínica mencionada –de la que el ex secretario de Estado fue director durante 15 años– el valor se eleva a 1.200.000 pesos, es decir más de 3 veces el costo anterior.
Lo invertido en detalle arroja que 12 mil millones fueron destinados solo en dos clínicas (6.636 millones llegaron a la Clínica Las Condes y 5.000 millones fueron a la Tabancura)

Sobre el escándalo, fue la senadora Carolina Goic (DC) la primera en manifestar la molestia, aludiendo de que recién hoy se están “enfrentando las consecuencias de la administración de los pasados cuatro años en salud. La cantidad de recursos que se destinaron a compra de servicios a privados: 12 mil millones en dos clínicas”.

“Me hubiera gustado es que el ministro Mañalich hubiera estado a la altura y hubiera hablado con transparencia respecto de las decisiones que se estaban tomando”, agregó la parlamentaria.

Por su parte, el diputado PS Juan Luis Castro no descarta la posibilidad de levantar una acusación constitucional contra Mañalich: “No descartamos ninguna acción de carácter penal o administrativo por parte de la Contraloría que permita clarificar por qué los privados obtuvieron tantas ganancias cuando se nos dijo a todos que estaba controlada la situación de salud, que las deudas estaban controladas en diciembre y esas eran inyecciones artificiales de recursos”.

“Estamos abiertos a todas las opciones pero queremos ser cautelosos en cuanto a agotar los pasos y no adoptar decisiones por motivaciones políticas sino porque de fondo hay irregularidades que lo ameritan”, concluyó.

Fuente: Opinión Politica / El Mostrador / Cambio 21